miércoles, 10 de enero de 2018

Padrenuestro ….
EVANGELIO DEL DÍA
Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,29-39):

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.
Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca.»
Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»
Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

Palabra del Señor


BIENVENIDOS AL COLEGIO
               
¡Feliz año 2018!. Seguro que durante estas vacaciones hemos repuesto fuerzas para poder afrontar este período de intenso estudio.
Comenzamos este nuevo año 2018 llenos de buenas promesas e ilusiones y con muchas  ganas de trabajar y estudiar.
                Hoy comenzamos una nueva etapa de nuestro camino. Ya quedan atrás las vacaciones de Navidad, los buenos momentos vividos en familia, los regalos…, y nos queda poder mirar con ilusión y alegría hacia delante lo que nos queda de curso.
El domingo 7 de enero los cristianos hemos celebrado el Bautismo de Jesús.
La fiesta del bautismo de Jesús, después de los treinta años largos de vida oculta, es una nueva manifestación de Dios. Ahora, no en una cuna o en una casa, ni en el tem­plo, sino en el río.
Se manifestó en Belén, vestido de carne, y nos alegramos con el Dios hecho niño, con la ternura de Dios. Se mani­festó a los magos, luz de las gentes, y nos abrimos a la fe y a la esperanza, estrella que alegra la noche. Se manifestó en el templo, llevado por sus padres, pero sólo unos ancia­nos vieron, y ya querían morir, ya no querían ver más co­sas.
Ahora se manifiesta en el río Jordán como Siervo de Dios y de los hombres, Hijo predilecto y rebosante de Espíritu, pero entre pecadores, vestido con carne de peca­do, compromiso y entrega. 
Si en la navidad se manifestó la bondad y la ternura de Dios, si en epifanía se manifestó el amor abierto y univer­sal de Dios, aquí se manifiesta el amor  cercano y solida­rio de Dios. Quiere decir que Dios ha asumido la condi­ción humana desde lo más dentro y más verdadero; que ha asumido todo lo humano, con sus miserias y sus grande­zas; que se ha metido dentro de nuestra piel, con todas sus consecuencias.

COMENZAR BIEN EL AÑO

Empezar un nuevo año como si fuera cualquier cosa, es una enorme torpeza. Un año de vida es un regalo demasiado grande para echarlo a perder.
¿Alguna vez has sentido en lo más hondo de ti mismo ese deseo profundo de mejorar o de cambiar?
Si es así, no dejes que el deseo se escape, porque no todos los días lo sentirás. Si hoy sientes esa llamada a querer ser mejor, a ser distinto, atrápala con fuerza y hazla realidad.
El inicio de un nuevo año es el momento para reunir las fuerzas y toda la ilusión para comenzar el mejor año de la vida, porque el que se proponga convertir éste en su mejor año, lo puede lograr.
El año nuevo es una oportunidad más para convertir la vida, el trabajo en algo distinto:
“Quiero algo diferente, voy a comenzar bien, así será más fácil seguir bien y terminar bien. Quizá el año pasado no fue mi mejor año, me dejó un mal sabor de boca; éste va a ser distinto, quiero que así sea, es un deseo, es un propósito, y no lo voy a echar a perder. Tengo otra oportunidad que no voy a desperdiciar, porque la vida es demasiado breve”.
¿Quién es capaz de decir: “Desde hoy, desde este primer día, todo será distinto?
En mi casa, voy a arrancar ese egoísmo que tantos disgustos provoca, seré mejor hijo, mejor, amigo. Seré también distinto en clase, mejor compañero. Incluso voy a desempolvar mi fe, esa fe adormecida, voy a poner un poco más de oración, de aire puro en mi jornada diaria. Ya me harté de vivir como he vivido, de ser egoísta.
Otro estilo de vida, otra forma de ser, ¿POR QUÉ NO INTENTARLO?
Un año recién salido de las manos de Dios, es un año que estrenas. ¿QUÉ VAS A HACER CON ÉL?, ¿EL AÑO PASADO NO TE GUSTÓ?, ¿NO DISTE LA MEDIDA?, ¿CON ÉSTE QUÉ VAS A HACER?
Un nuevo año recién iniciado: Todo comienza si tú quieres, todo vuelve a empezar…

TÓMATE TIEMPO…
                Al comienzo del año no está mal dejarte interpelar por esta poesía de la Madre TERESA DE CALCULTA.

Tómate tiempo para pensar.
Tómate tiempo para rezar.
Tómate tiempo para reír.

Es la fuente de poder,
es el mayor poder sobre la tierra,
es la música del alma.

Tómate tiempo para jugar.
Tómate tiempo para amar y ser amado.
Tómate tiempo para dar.

Es el secreto de la perpetua juventud,
es el privilegio que nos da Dios.
El día es demasiado corto para ser egoísta.

Tómate tiempo para leer.
Tómate tiempo para ser amable.
Tómate tiempo para trabajar.

Es la fuente de la sabiduría,
es el camino hacia la felicidad,
Es el precio del éxito.
Tómate tiempo para hacer caridad,
es la llave del Cielo.


PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN EN SILENCIO
1- ¿Para qué te tomas tiempo?
2- ¿Te tomas tiempo para ser tú?
3- ¿Dejas a los demás que se tomen su tiempo?

ENTRA EN TI MISMO

Pasas horas en limpiar el coche.
No escatimas tiempo para escoger tu ropa.
No te pones nervioso en la peluquería.
¿Por qué dedicas tan poco tiempo
al "cuidado" de tu corazón?

Si vives "de cara a la galería",
si únicamente te interesas
por las apariencias, por la compostura,
por la reputación,
entonces tu felicidad
está supeditada a una balanza de azares externos;
entonces hoy eres feliz y mañana desgraciado;
hoy estás de buen humor y mañana deprimido.

Entra en ti mismo, trabaja "hacia adentro",
en lo más profundo de tu corazón.
Allí habitan los sentimientos y los deseos
que te turban o te alegran inmensamente.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN EN SILENCIO

¿MIRAS MUCHO HACIA TU ADENTRO?

En muchas ocasiones no queremos mirar hacia nuestro interior porque tememos: encontrarnos cara a cara con uno mismo, decepcionarnos y encontrarnos ese alguien que realmente somos y que la gente no conoce…
¿QUÉ TEMES?
¿CREES QUE TE CONOCES A TI MISMO EN PROFUNDIDAD?